Últimamente se han convertido en tendencia algunos productos que nos toman por sorpresa pues jamás habíamos escuchado de ellos. Tal es el caso de la copa menstrual, la primera vez que escuchamos ese nombre no tenemos ni la menor idea de qué es, a algunas personas la palabra menstrual les da una pista, es un objeto muy desconocido, a pesar de que existe desde hace más de 80 años.

Sin embargo, en las últimas décadas su difusión y uso se ha incrementado por diversas razones relacionadas con consciencia ambiental o la incomodidad que provocan las opciones disponibles en el mercado para esos días del mes.

Bueno, pues aquí te diremos qué es “la popular” copa menstrual, para qué sirve y cuáles son los beneficios que traerá a tu vida si te atreves a probarla. La copa menstrual es un maravilloso producto que ha venido a revolucionar nuestra menstruación, es un dispositivo de silicón grado médico que se introduce en la vagina para la recolección de flujo menstrual, dependiendo del flujo de cada mujer es necesario vaciarla cada ciertas horas, pueden ser seis u ocho horas, pero se puede usar hasta por 12 horas contínuas sin causarte inconvenientes. Para vaciarla se debe romper el sello de vacío que se creó al introducirla, apretando la base de la copa, se saca, se tira el contenido en el W.C. se enjuaga con agua de la llave y se vuelve a poner. Se esteriliza una vez al mes hirviéndola.

La copa no puede “irse” a ningún lado pues la vagina es una cavidad muy definida que mide entre 10 y 15cm (depende de cada mujer), limitada en la parte superior por el cérvix o cuello del útero (un orificio muy pequeño que conduce al útero) por donde no es posible que pase la copa, por lo que puedes sacarla fácilmente cuando lo desees.

Los beneficios de este pequeño artefacto son muy grandes pues van desde una comodidad insuperable hasta beneficios económicos.

La copa menstrual es segura pues al introducirla en la vagina se crea un sello de vacío que evita escurrimientos, es cómoda pues al estar completamente introducida en la vagina donde no hay gran cantidad de terminaciones nerviosas, no la sientes y tampoco se nota en tu ropa, puedes practicar cualquier deporte incluyendo natación, también puedes dormir con la copa puesta. La copa menstrual impacta positivamente en tu salud pues está hecha de silicón grado médico, un material inerte que no permite que los microorganismos se desarrollen en su superficie y ha pasado por varios procesos de purificación para estar en contacto con los tejidos humanos durante largos periodos de tiempo, esto la hace hipoalergénica y biocompatible, así que ya te puedes ir despidiendo de infecciones, alergias y rozaduras. Usando la copa menstrual no eres propensa a sufrir síndrome de shock tóxico como ocurre con los tampones. Probablemente después de usar la copa durante algunos meses tu periodo se acorte y tu flujo se reduzca, pues tu cuerpo ya no estará en contacto con los químicos tóxicos de las desechables que nos provocan periodos más intensos y dolorosos.

La copa menstrual, al contrario de lo que muchas personas piensan es muy higiénica, pues el flujo no sale del cuerpo lo que provoca que el proceso de descomposición sea lento. El flujo no toca tu vulva, lo que te hace sentir limpia y fresca durante todo tu periodo con la libertad de usar la ropa que más te guste, también notarás que el mal olor que relacionamos con la menstruación es provocado por el uso de productos desechables.

Por desgracia el uso de productos desechables para nuestra menstruación provoca residuos altamente contaminantes pues tardan más de 500 años en degradarse y se convierten en un foco de infección, por otro lado se usan muchos recursos (agua, algodón, fertilizantes, pesticidas, plástico, cloro y un gran etcétera) para producir las toallas y tampones desechables que después de unas cuantas horas de uso terminarán convertidos en basura.

Las mujeres debemos pagar (con dinero) cada mes por menstruar, la menstruación se ha convertido en un negocio multimillonario, por lo que la difusión y distribución de productos reutilizables es muy limitada. Una sola copa menstrual te sirve por mínimo 5 años pero te puede durar mucho más, tu inversión la recuperas al cabo de 1 año y te liberas de la esclavitud económica de los desechables, de la incomodidad, del bajón, de los malos olores, de odiar tu menstruación.

Lo más difícil es deshacerte de los tabúes y los miedos y decidirte a darle una oportunidad a la copa, pues no tienes nada que perder y mucho que ganar, solo necesitas un par de meses para aprender a usarla y empezar a vivir tu menstruación en armonía con tu cuerpo y con el planeta.

¿Tú cómo piensas vivirlo la próxima vez?

Te invitamos a que conozcas Ecópolis, una empresa Mexicana liderada por mujeres que ayudan a crear menstruaciones conscientes, sanas, ecoamigables y ¿porqué no? agradables.

Productos