Es una postura forzada y antinatural para el bebé, la postura natural es la de acople entre porteador y bebé, con su barriga orientada hacia tu pecho, la postura debe respetar la curvatura de su espalda en forma de “C”.

Colocarlo hacia afuera hace que fuerce el cuello y espalda para mantener el peso de la cabeza, además de afectar el desarrollo óseo de la cadera del bebé. Las piernas deben ir colocadas en forma de “M”, con las rodillas más  altas que las nalgas. Si mira hacia tí favorece la conexión e incluso puedes darle pecho. Cuando quiera mirar el mundo puedes cargarlo sobre la cadera o la espalda.

 

Vía bebés y más.